OJALÁ VIVIR COMO JUEGA MESSI

Messi
Foto: www.messi.com

Ojalá saber cuándo merece la pena retroceder unos metros hacia la medular en busca del balón para que la incursión en el área rival surta el efecto buscado: el gol. El gol como objetivo. El gol como meta. El gol como termómetro del éxito. Porque si esa red tiembla cuando el balón la acaricia es que, probablemente, ha merecido la pena. Ha merecido la pena el sprint para alcanzar el esférico, el giro sobre el lateral que conduce para que no consiga echarme de la carretera, el ímpetu de los compañeros que me acompañan custodiando mi carrera… Quizá en el inicio de la jugada los tacos de mis botas quemaban porque pensaba con más rapidez de la que me movía, pero estoy segura de que, después de ver esa red zarandeándose, habré sentido mis pies descalzos sobre el césped fresco, húmedo y recién cortado.

Ojalá vivir como juega Messi.

Ojalá medir con precisión cuándo el camino se debe hacer andando o, por el contrario, requiere una sexta velocidad. O quizá un dribling que evite (des)encuentros.

Ojalá vivir como juega Messi.

Ojalá mantener la sencillez como método de trabajo y de actuación y, aun así, resultar elegante. Que todos sepan lo que voy a hacer, pero conseguir sorprenderles. Que me divierta mientras veo las reacciones, pero sobre todo mientras las llevo a cabo.

Ojalá vivir como juega Messi.

Ojalá ser capaz de conjugar la inocencia de mi niñez con la sabiduría de mi edad adulta, agitarlas y convertirme en una gigante que avanza a pasos de pulga pero que sabe, segura, que llegará al área.

Ojalá vivir como juega Messi.

Ojalá no sentir miedo ante nada ni ante nadie porque confío en mí, aunque a veces no todo me salga bien. Ser también lo suficientemente valiente como para rodearme de los mejores. Y, además, que ellos me sumen y yo les sume para que juntos multipliquemos más que dividamos… Así, los números siempre serán más altos y mejores: los suyos y los míos.

Ojalá vivir como juega Messi.

Con la tranquilidad de exprimir el presente y la certeza de que el futuro me situará en buen lugar y, entonces, la huella que deje será la de una gigante que un día caminó a paso de pulga.

Ojalá vivir como juega Messi.

 

Tags from the story
, ,
More from Paula Martín

EL DON DE MÉNDEZ

Buceando en las acepciones de ‘don’ en la RAE se encuentra la...
Read More

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *