NATURADIC | ECONOMÍA CIRCULAR

Economía circular

Naturadic‘ es un glosario en el que se ofrecerá una explicación sencilla de nuevos términos que están aumentando su aparición en nuestro día a día. En esta ocasión, damos respuesta a las clásicas ‘5W‘ sobre ‘economía circular‘.

Es una estrategia económica alternativa a la economía lineal –extraer, producir, usar y tirar, que el modelo predominante actual– cuyo objetivo es dotar de varias vidas a un mismo producto o los materiales que lo componen.

Este modelo implica acciones como compartir ese producto; alquilarlo; reutilizarlo; repararlo en caso de que esté dañado; y renovar o reciclar el producto o las materias primas que lo constituyen.

Sus claves se explican desde el inicio de la creación del producto –diseño–, que ha de ser ecológica; en el modo en el que se organizan y gestionan el stock, los flujos materiales, la energía y los servicios; la funcionalidad: se prima el uso a la mera posesión; reutilización del producto o de sus materiales para elaborar otros distintos; reparación para alargar su uso en el tiempo; reciclaje para evitar generar residuos; y valorización para que se tenga la posibilidad de aprovechar energéticamente aquello que no se pueda reciclar.

No tiene una fecha de inicio ni de fin. Es un hábito. Su uso se está extendiendo en empresas y hogares particulares.

La aplicación de la economía circular responde a la necesidad de reducción de residuos y el uso excesivo de materias primas, fuentes energéticas y agua.

La Unión Europea produce más de 2.500 millones de toneladas de residuos al año. Y a nivel individual: cada europeo consume 14 toneladas de materias primas y genera 5 toneladas de basura al año.

En cuanto a los datos positivos: la UE reconoce que su aplicación podría generar ahorros netos de 600.000 millones de euros y, al mismo tiempo, se reducirían las emisiones totales anuales de efecto invernadero entre un 2% y un 4%. Así como también menciona una previsión de 2 millones de puestos de trabajo en Europa en 2030 relacionados con este modelo económico.

Su aplicación puede aplicarse en el propio hogar a nivel individual y en empresas a nivel colectivo. Su práctica busca la reducción de residuos al mínimo ya que se pretende seguir empleando los materiales del producto cuando este llegue al final de su ‘primera vida’.

La economía circular ayuda a hacer un uso más consciente, seguro y óptimo de los recursos y de las materias primas, especialmente teniendo en cuenta que la población sigue aumentando y, por tanto, la demanda de esos recursos limitados también.

Fuentes: Unión Europea, Ecoembes, Ecovidrio y Fundación Economía Circular.

‘NaturaDIC’ en Twitter

More from Paula Martín

Pablo de Lucas: “EL FÚTBOL ES MI PASIÓN EN LA VIDA”

Hoy hablamos con Pablo de Lucas: ex jugador del Sporting de Gijón,...
Read More

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *