DE TU CANTERA SURGIERON VALORES

MAREO

Cien pulsaciones por minuto. Esto empieza. Les miras y sientes orgullo. Ves en sus caras la ilusión por continuar haciéndose un hueco entre las mejores canteras. Uno se identifica con su hambre de victoria y sus tremendas ganas de hacerlo bien. Son unos ‘guajes’, pero cómo lo sienten… Fíjense en sus ojos. Son pequeños (grandes) hombres que quieren comerse su particular mundo. Y es que derriban los muros de Mareo a base de constancia, trabajo y talento. Me parece una bonita metáfora que ellos sean el ‘División de Honor‘, porque, valga la redundancia, lucen con más honor que nadie ese escudo.

Observen cómo vuela Christian Joel en su intento de dar alas a un Sporting que tuvo que ver cómo se truncaba su sueño injustamente. La reacción de Pelayo ante las provocaciones del equipo rival hacia la grada, además de mostrar su total soberanía en la zaga. Igual que Isma Aizpiri, al que definen su carácter y su talento. Miren también cómo el ‘capi’, Berto Espeso, no cesa en la lucha hasta el último segundo, seguido por Néstor, otro joven gladiador. El equilibrio con clase en la medular de Iván Elena y Mateo Arellano, que encuentran siempre una inestimable ayuda en David [sus lágrimas representan y enorgullecen al sportinguismo], el toque clave de Gaspar y el voraz ataque continuo de Bertín, que culmina con la pausa y habitual gol de Joel Sanabria. Caben halagos también para el papel que desempeñaron Jaime Izquierdo y Mario Buelga, así como los prometedores MiguelMathe [la próxima temporada será su primera como juveniles].

Todos ellos mostraron esos valores que que nadie ni nunca podrán olvidar”. No se jactan de su posesión, simplemente los demuestran cada partido. Si a esa actitud se le suma la incuestionable aptitud de todos y cada uno de ellos, seguirán llegando los resultados, como ocurre cada temporada. Ayer perdieron en lo deportivo, sí, pero ganaron el aplauso y la admiración de la que será su afición. De Mareo sí surgieron valor(e)s. 

Fotografíen estos detalles en su retina. Apunten sus nombres. Vayan a verles jugar. Y disfruten… porque a estos jugadores, guiados por Isma Piñera y Sergio Meana, se les describe con dos palabras: talento y corazón. Miran, juegan y sienten en rojiblanco. ¿Los quieren de Mareo? Ahí los tienen.

Written By
More from Paula Martín

Guerrero: “Gijón siempre agradece que te dejes la vida en el campo”

Tiene luz. Y tiene magia. Su apellido le describe: Guerrero. Trabaja sin cesar,...
Read More

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *