IVÁN HERNÁNDEZ: “UN FUTBOLISTA TIENE UNAS RAÍCES INNATAS QUE DESPUÉS SE MEJORAN”