Un filial que enamora

Ronaldinho decía que aprendió hasta de los niños en la playa… y que quizá eso explicaba porque su juego era un poco infantil, pero se divertía así. Una vez más quedó claro aquella máxima de “si disfrutas lo que haces, la gente disfrutará con tu trabajo”. Sin duda pasa en todos los ámbitos, pero el fútbol es su mejor reflejo.

Sporting BPor fortuna, en los últimos meses he podido ver cómo se ha constituido y construido este nuevo Sporting B. El año pasado descendieron y, sinceramente, visto lo visto creo que lejos de desfavorecerle, ha provocado que el filial vuelva renovado a la senda del éxito. Hay caídas que todos agradecemos. Costará algunos años aun ver otro “Sporting de Los Guajes” -y no depende solo de ellos-, pero con estas mimbres habrá otro. Seguro. Como decía, he podido seguir cómo se ponía cada ladrillo: desde José Alberto hasta el último fichaje. Eso sí, aquel que siguiera la pasada temporada al Sporting División de Honor seguro que pudo vislumbrar que varios de sus guajes la siguiente temporada alternarían filial y DH, como Nacho Méndez, o directamente pasarían a ser un fijo e intocable para José Alberto, como Pedro Díaz.

Lo mejor del Sporting B es que cada jugador disfruta haciendo lo que hace, pero sobre todo disfruta jugando con el que tiene al lado. Y esto es, precisamente, lo que les hace mejor como equipo y lo que les lleva a las victorias, a las goleadas… a los títulos. Y, si siguen dibujando este prometedor futuro, es más que probable que a final de temporada les llegue el premio en forma de ascenso. Y ojalá -y sé que será así- que José Alberto mantenga este maravilloso bloque… Un bloque que no tardando mucho será la columna vertebral del primer equipo. Y, por supuesto, que este míster siga ahí… al menos hasta que Abelardo decida marcharse para poder él ocupar su lugar.

En este equipo uno aprende de otro. Esa es su clave del éxito. Esa es su hegemonía. Es es su as en la bota para combatir al rival. Porque la admiración aumenta el conocimiento sobre el otro y este hace adelantarte a lo que va a hacer… Y ahí vienen las jugadas que dejan a la grada boquiabierta… selladas, casi siempre, con un golazo que provoca el susurro de la grada.

Y todo esto -y mucho más, porque quedan muchos partidos por disputar- es el Real Sporting de Gijón B. ¡Y puxa! Porque estos guajes están derrumbando a golpe de golazos y buen juego todas las barreras. Y digo barreras porque techo no tienen. ¿Lo mejor de todo? Que esto acaba de empezar… Y nos quedan muchos meses por disfrutar.

¡Felicidades, campeones!

Written By
More from Paula Martín

Rendirse no es una opción

Con el corazón en un puño, con el alma abierta de par...
Read More

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *