Érase un obrero del fútbol

JOSÉ ALBERTO LÓPEZ

*Gracias a Andrea Fernández por regalarnos esta foto para ilustrar el artículo.

Con cinco años recién cumplidos ya había encontrado su primer -y uno de los grandes- amores de su vida: el fútbol. Encontró en ‘la pelotita’ el mejor aliado, amigo y confidente muy pronto. Fue su motor, pasión y profesión… primero como futbolista, ahora como entrenador.

Pero el fútbol, siempre ejemplificando su similitud con la vida, tanto te da como te quita: el protagonista tuvo que dejar el fútbol por un grave problema en la rodilla con tan solo 20 años. Lejos de desilusionarse, alejarse del balompié o maldecirse a sí mismo, optó por seguir ligado al fútbol. Y eligió su parte más didáctica: la formación. Se preparó para conseguir los diferentes títulos que dicha labor requiere y empezó a entrenar. Desde entonces, cada día es un aventura nueva, porque dice no saber cuándo se acabará el dulce momento que vive actualmente. Pero sigamos con su historia.

Poco menos de un año atrás, se levantaba a las cuatro y media de la mañana para trabajar en una conocida cadena internacional de muebles y, por la tarde, acudía a atender su labor de entrenador. Además, es papá de una niña que responde al nombre de Carmen y de un ‘guaje’ que se llama Javier. Reconoce que ahora está viviendo y disfrutando de su sueño, que es entrenar, pero no duda ni un solo instante en afirmar que si tuviera que volver al trabajo anterior, lo haría, sin que se le caigan los anillos. Y no, no se considera un héroe, pero sí responsable máximo de dos bocas que ha de alimentar. No obstante, los resultados le avalan. Incluso llegó a ser el entrenador del equipo más goleador del fútbol español durante varias jornadas. 

Queda claro que él es un obrero del fútbol. Alguien que ve el fútbol como parte importante de su vida, pero no como un seguro de vida. Alguien que vive para él, pero no por él. Un entrenador de corazón, talento y profesión… porque si se dedica a esta labor es única y exclusivamente por sus aptitudes. No tuvo suerte como jugador, pero ahora está recogiendo los frutos que empezó a sembrar cuando daba sus primeros pasos. Se lo merece, vaya que si se lo merece.

Y esta es, brevemente, la historia de José Alberto López Menéndez, técnico del Real Sporting de Gijón B. Probablemente ahora admiraréis más aun el brillante trabajo que está haciendo en el filial sportinguista.

*Gracias a Andrea Fernández por regalarnos esta foto para ilustrar el artículo.

Written By
More from Paula Martín

Ganar, ganar… y volver a ganar

Ha llegado el momento. Sí. Es ahora. Está sonando… ¡Hay que levantarse!...
Read More

1 Comment

  • Tuve la suerte de coincidir trabajando con el durante un tiempo, y digo suerte porque a parte de un gran profesional es un muy buen compañero y mejor persona.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *