El sueño de Juan

Juan Rodríguez

No, no es de la cantera de Mareo. No nació en Gijón ni lleva el rojiblanco sportinguista por bandera. Pero creyó en el Sporting (B), cuando podía haber ido a jugar a equipos de Segunda División B. Él eligió apostar por un filial recién descendido a Tercera, pero con un primer equipo en la categoría de oro del fútbol. Y le salió bien. Quizá porque tiene ese ‘algo’ que hay que tener para dedicarse al balompié y ese ‘algo’ para detectar las oportunidades… esas que solo ven las cabezas amuebladas, aquellas que no ven su sueño ligado al símbolo del dólar. Esto es lo que diferencia a los jugadores de fútbol de los buenos jugadores de fútbol.

Cuando juega en el filial, como la gran mayoría de sus compañeros -por no decir todos-, demuestra que la categoría se le queda ‘pequeña’.  Sin embargo, ese bagaje y esa manera de curtir que tiene la Tercera División es clave. Solo tiene 21 años y, Meré, 19. Algunos ya sueñan con esa pareja de centrales en la zaga. Y con razón. Los asiduos a Mareo, tanto para los entrenamientos como para los partidos del filial, saben del talento en los pies que tiene este joven gallego. Y son conocedores también de su capacidad de autocontrol, de su gran manejo de la situación, de ese don para otorgar calma en la adversidad y de esa difícil aptitud de conseguir que es mantener la concentración en la victoria…

Juan Rodríguez -ya es ‘Juanín’- ha dejado de ser un forastero en Mareo para convertirse en uno más. Y esta no es una tarea fácil de alcanzar. A veces pasan años hasta que esto ocurre, mientras que, en otros casos, se marchan y nunca llegaron a ser  ‘uno di noi’.  Y es que cuando la ‘calidade’ de Galicia y el paraíso de Asturias se juntan… nace una pareja de centrales como es la formada por Juan y Jorge. Porque esa es su mejor baza: ser jóvenes (soñadores) humildes con un talento que se convierte en apabullante para el que tienen enfrente.

Juan, que debutó en Granada con el primer equipo, ya se ha bautizado y comulgado en El Molinón. Probablemente, el paso de las jornadas dará la confirmación  de que debe ser titular. Y, poco después, llegara su matrimonio con el Sporting. Los sacramentos no entienden de fronteras, sí de fidelidad. Y Juan ya ha demostrado que hasta que la retirada les separe  estará unido al Sporting. Ojalá nunca haya un divorcio entre las partes.

“Las oportunidades grandes nacen de haber sabido aprovechar las pequeñas”. Bill Gates

Written By
More from Paula Martín

No dejes de soñar ni de creer

No demos todo por perdido, aun no llegó la sangre al río,...
Read More

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *