NUESTRO ÚLTIMO ADIÓS, QUINI