Un Sporting muy platonista

PRIMER EQUIPO

Empiezo a creer que en el Sporting se ha instalado una percepción platonista de la situación. Ya saben: somos prisioneros de nuestras percepciones, no sabemos que podemos deshacernos de ellas e ir hacia la luz, porque existe. Y creo que todos -afición, jugadores, staff técnico e incluso prensa- nos hemos instalado en ese difícil e insalubre estado. ¡Parece que la luz es más mito que el propio Mito de la Caverna! Y no es así. Existe. Está ahí. Solo debemos soltar las ataduras que provocan que estemos inmersos en dicho estado y recordar que la situación es perfectamente reversible.

¿Y cuál es la luz? Evidentemente: la victoria. Pero para llegar a ella, que es la meta, el fin y el sentido de nuestra existencia casi, hay que pasar por un caminito que, no, no será fácil:

El primer paso es trabajar la confianza. Creo que uno de los principales problemas del equipo es la gran falta de confianza en sí mismos, que no en el grupo. Creo que los unos confían en los otros, pero no en sí mismos y esto se refleja en el campo a nivel colectivo. Todos, absolutamente todos, tienen su particular virtud. Desde el primero hasta el último. Por tanto, que ninguno de ellos dude de que pueden conseguirlo y no solo que pueden, sino que lo van a hacer. Pero que lo crean de verdad, de corazón. No vale solo con decirlo en zona mixta, también hay que trabajar para alcanzarlo y creerlo desde dentro. Así llegarán los resultados.

Por otro lado: la unión. Si algo hacía diferente al #SportingDeLosGuajes del resto de equipos era esa unión existente que se extrapolaba fuera del terreno de juego. Evidentemente, no llevan el mismo tiempo juntos, pero creo que realizar concentraciones en los partidos de casa y fomentar actividades en grupo que activen su competitividad y el compañerismo, además de la confianza entre ellos, sería muy positivo a la hora de aplicarlo en los partidos.

En tercer lugar: conocerse. Ya han pasado varios meses desde que los fichajes aterrizaran en Mareo, pero creo que una clave a mejorar es el conocimiento del otro. Si, por ejemplo, Carmona sabe las debilidades y fortalezas de Moi Gómez, a la hora de compenetrarse de cara a la portería rival, este conocimiento del compañero se traducirá en resultados positivos para el equipo. Han de aprender a potenciar sus virtudes individuales, además de las de sus compañeros, y convertirlas en una virtud colectiva. Y lo mismo con las debilidades: minimizar las que cada uno tenga, ayudado también de sus compañeros, y convertir esa debilidad en fortaleza. Se puede… Y se debe.

La siguiente clave es la afición. Hay una cita que, aunque sé que cuesta mucho aplicar -a mí la primera-, me gusta y creo que debería ser una obligación para cada aficionado: “Te animaré cuando menos lo merezcas, porque será cuando más lo necesites”. Evidentemente, todos celebramos cuando el equipo iba ganando 3-0 -aunque se acabara 3-1- a Osasuna. Quizá mejor ejemplo sea Athletic o Leganés. Y se necesitaba esa victoria como se necesita el agua en plena sequía, pero ese día se pudo disfrutar. Bien, cuando han llegado los partidos malos, pésimos incluso, como contra la Real Sociedad o el Villarreal, pese a que en varios momentos pueda parecer que no se merecen ni un solo gasto de energía, es cuando hay que hacerlo. A veces parece que a los jugadores -en todos los lares- les falta energía, sangre… ese plus que lleva al público a levantarse y gritar independientemente del resultado. Pero… ¿hasta qué punto somos la afición culpable? Creo que el clima de la grada se contagia en el terreno de juego… y esta temporada pocas veces la afición fue la verdadera Mareona. Cuando veas que el equipo está en uno de esos momentos de desconexión: alza la voz. Probablemente más de uno te seguirá… y así. Esto puedo resolver más de un partido, aunque parezca mentira.

Ahora sí. Ahora ya puede llegar la victoria. Adelante, equipo. Y en pie, afición. Sinceramente, creo que juntos lo podemos conseguir. Y la luz, que viene del sol, volverá a salir en Mareo y en El Molinón.

Written By
More from Paula Martín

Pablo Otero: ¿Por qué eres del Sporting?

Desde el principio hemos querido dar una determinada forma a las historias publicadas...
Read More

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *