Un barco a la deriva

Sporting de Gijón
PRIMER EQUIPO

Dos minutos bastaron para que el verdugo hiciera acto de presencia en El Templo. Tomó más protagonismo que los propios que sí debían ocupar la primera plana. Y no por méritos, sino por deméritos. Y los de rojo y blanco le acompañaron al adoptar el mismo papel: el de cometer un error tras otro. Errores que, como en la vida, condenan… y por los que pagas el peaje correspondiente.

Carmona, que aglutinó en su ser el alma, talento y garra de los diez restantes, intentó todo -incluso marcó el empate a tiempo- para que el Sporting saliera a flote. Pero nada más lejos de la realidad. En vez de amarrarse al chaleco salvavidas que el mallorquín lanzó a sus compañeros, éstos se distanciaron aun más del barco. Un barco que ya hace meses va a la deriva, con un rumbo claro y que se ha convertido en la rompiente del mar bravo que es Primera División.

Más allá de buscar culpables en la orilla, que los hay, habría que indagar en el motor del barco: ¿Qué sucede? ¿Por qué no funciona? ¿Por qué se tambalea? ¿Por qué no sigue el mapa trazado? Dudo mucho que este equipo se convierta en el Cristóbal Colón del fútbol y en su equívoco encuentren algo mejor de lo esperado inicialmente. Porque los milagros de salvar la vida -y la categoría- se dan una e incluso dos veces, pero que sean tres es una petición demasiado exigente para el que se encarga de que todos los días salga el sol.

Si alguien puede reconducirlo son los capitanes ya experimentados, los que conocen las habilidades, destrezas y debilidades de este navío, porque los recién titulados, muy a nuestro pesar, no están capacitados para ello. “Se les queda grande” este barco. Eso sí, no se equivoquen, los culpables y responsables son los que no se mojan los pies ni por casualidad. Y hasta que esto no ocurra, el barco no encontrará su dirección correcta.

Written By
More from Paula Martín

EL SPORTING DE EUROPA

Con la fe sin decaer después de años de censura, el Sporting...
Read More

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *