Tu Sporting, mi Sporting, nuestro Sporting

Hace ya un tiempo que entendí -y puse en práctica- que si pones el alma, el corazón y la ilusión en todo lo que haces, se convertirá en algo especial… Crear belleza no es fácil, provocar armonía entre los latidos del corazón y las lágrimas que caen por tus mejillas es casi imposible y que los milagros se conviertan en sueños y estos en realidad ya ni hablamos… Bien, pues olviden todo lo anterior.Los Guajes’ han conseguido esto y mucho más.

Todo sportinguista DEBE, así en mayúsculas, ver este vídeo realizado por Marco Canal (analista del equipo):

Después de esto, comprenderá todo lo que yo diga en este humilde texto porque, tras este vídeo, no hay verdad más absoluta que la que afirma que “una imagen vale más que mil palabras”.

Cuando un equipo de jóvenes talentos sale a comerse el mundo con la motivación de un lobby y con la humildad de un minero, pasan cosas. Cuando defiendes el escudo que vistes porque lo amas, pasan cosas. Cuando no es la afición quien canta “cuando voy por la calle y me preguntan si soy del Barça o del Madrid, yo levanto la cabeza orguMagia del Brujolloso y les digo del Sporting a morir”, sino los propios jugadores, pasan cosas. Cuando tu entrenador no tiene sangre roja, sino rojiblanca, pasan cosas. Cuando el equipo y el staff técnico son una piña, pasan cosas. Cuando existe una comunión absoluta entre afición y equipo, pasan cosas. Cuando tienes a dos ángeles de la guarda como son Alejo y Manolín, pasan cosas. Y cuando todo lo anterior, se va sumando: el milagro sucede, porque el sueño dio un paso previo a realidad.

Si despiertas la admiración del mundo del fútbol por tus conquistas, es porque eres bueno. Si te conviertes en uno de los privilegiados equipos de EUROPA con más jornadas como invicto, es porque eres grande, como ellos. Si el resto de tu país quieres que abandones la dura y cruda Segunda para vivir, sufrir y disfrutarte en Primera, es porque lo mereces. Si toda un ciudad se tiñe del color de la camiseta que sudas, es porque tú antes pintaste tu corazón de rojo y blanco. Si pasas a la historia de un club con 110 años a su espalda, es porque eres justo vencedor.

Las lágrimas de alegría que se vieron en Sevilla, son las gotas de sudor que hoy ‘Los Guajes’ dejan por los estadios de la Primera División. Porque el trabajo bien hecho tiene su recompensa. Porque los sueños se hacen realidad. Y sí, podéis pestañear todo lo que queráis, porque con el coraje, lucha y talento que poseen, el techo queda lejos para ellos.

Ser el orgullo de tu ciudad es complicado, pero asumible. Ser la envidia de tu comunidad autónoma, es difícil pero posible. Ser la admiración de un país futbolero bipartidista parece imposible, pero estos guajes ignoran ese prefijo.

¿Sabéis dónde reside el éxito de este grupo? En que es EQUIPO, así, con mayúsculas. Y esto, queridos, no tiene valor económico… O se tiene o no se tiene y hay muchos clubes ricos que carecen de ello. No hay título más importante que hacer feliz a tu afición y ellos provocan sonrisas a diestro y siniestro.

Ser del Sporting es un privilegio. Jugar en el Sporting una suerte y responsabilidad. Ver cómo estos guajes defienden la camiseta, un regalo.

GRACIAS.

Written By
More from Paula Martín

Ganar, ganar… y volver a ganar

Ha llegado el momento. Sí. Es ahora. Está sonando… ¡Hay que levantarse!...
Read More

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *