Sí, yo también rezo para que este Sporting se salve

El Sporting de Gijón es un equipo que cae bien, por lo general, incluso a los que no son simpatizantes del equipo. Quizá esto resida en su humildad; en su capacidad de hacer posible lo imposible; en conseguir que sus jugadores siempre se mantengan con los pies en el suelo… nada de creerse dioses, solo expertos en mimar al balón. Esto es algo que para ellos no tiene mérito, porque el verdadero mérito es para el que salva vidas o que arriesga la suya propia bajando a la mina. Así lo han remarcado leyendas como Quini o Ablanedo y jugadores actuales como Cases o Canella. Creo que este carácter minero tan propio de Asturias, especialmente de Gijón y alrededores, es la carta de presentación de la gran mayoría de los jugadores -y staff técnico- que forman esta plantilla. Y es esto lo que hace que aquellos que ven al Sporting desde fuera recen para que se salve.

Sporting de GijónMiren, no sé a ciencia cierta si el ‘Sporting de los Guajes’, el que es fiel como nadie al #Abelardismo, se salvará, lo que sí sé es que pase lo que pase, nunca jamás se le podrá echar en cara a estos jugadores absolutamente nada… ni siquiera a los nuevos, como Vranjes, que ya se ha impregnado de los valores que este equipo desprende por los cuatro costados, así como del sportinguismo que llevan por bandera también todos ellos.

Tenemos poca inteligencia emocional a la hora valorar lo que vivimos en el presente. Antiguamente eran más sabios y no dejaban de repetir aquello de “carpe diem”, sin embargo nosotros nos empeñamos en intentar adivinar el futuro. Error. Porque cuando pasen los años y contemos a nuestros nietos estos años sportinguistas, nos daremos cuenta de lo afortunados que fuimos. Sí, es cierto que algunos se empeñan en contaminar estas bellas páginas de la historia del Sporting con su pésima gestión, pero podemos sentirnos orgullosos de que los que están en el campo y los que dirigen a estos mismos desde el banquillo, sí sienten al Sporting. 

Nosotros hemos visto emocionarse a nuestros padres o abuelos cuando nos hablan de Quini, Ablanedo, Cundi, Redondo, Maceda, Uría, Ferrero, Joaquín… y nuestros hijos y nietos nos verán igual cuando hablemos de las paradas milagrosas de Pichu y de la capacidad de Alberto de cumplir cuando se le necesita; de la omnipresencia de Lora; del bloque formado por Luis y Bernardo, y ahora Meré; de la maravillosa versatilidad de Isma López o Menéndez, así como del compromiso y sportinguismo de Canella; de la importancia de Sergio y su calidad, de la magia de Rachid y de Cases; de la aportación de Mascarell; de la capacidad que tiene Álex Barrera para sobreponerse a las dificultades y su calidad, así como hablaremos de la de Pablo Pérez; de un tal Guerrero que hacía como nadie justicia a su apellido; de la capacidad que tiene Carmona para defender al mismo tiempo que busca el ataque; de los (benditos) goles de Sanabria; del desequilibrio que provoca Jony en el rival; de la capacidad de Halilovic para que parezca fácil lo difícil y su particular manera de escanciar sidra; de lo difícil que fue para Ndi volver a hacerse con un puesto en el equipo y, pese a ello, convertirse en titular. Y pronto podremos descubrir a Lichnovsky y aumentar nuestra admiración por Vranjes. Tampoco nos olvidaremos del líder, Abelardo, que contó con los mejores para guiar a este EQUIPAZO: Iñaki, Isidro, el maravilloso Gerardo; Marco; Mario Cotelo; Leli y Manfredo; Lobelle; Maribona; Pablo; Jorge; Gonzalo; Maestro; Cachero y César… sin olvidarnos del gran Lorenzo del Pozo.

Sí, yo también rezo cada día para que este equipo se salve…

Recuerda que donde esté tu corazón, allí encontrarás tu tesoro. Paulo Coelho.

Written By
More from Paula Martín

PREGUNTAS EXISTENCIALES SPORTINGUISTAS

Según la RAE, la filosofía es el “conjunto de saberes que busca establecer,...
Read More

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *