Sergio Álvarez: la batuta del Sporting

Es de ese tipo de jugadores que habitualmente parece que no están jugando, pero que cuando realmente no están en el once, se aprecia excesivamente su ausencia. Son de los que pasan desapercibidos, pero de los que más valen a la hora del encuentro. El fútbol no es solo jugar bonito, defender bien, marcar goles y parar al contrario… Para llegar a todo ello hay que organizar al equipo y el juego… Y sí, de esto se encarga el entrenador durante la semana y lo poco que puede durante el partido, pero debe de haber un ‘jefe’ sobre el campo, uno al que todos entiendan, admiren y conozcan. Uno que sepa de lo que habla y, sobre todo, lo que hace. Uno que lleve la batuta. Uno que sea el director de la obra que es el partidSergio Álvarezo. Uno que sea capaz de asumir ese rol tanto en la victoria como en la derrota.

En el Barça, podemos poner de ejemplo a Busquets o Mascherano. En el Madrid: Modric o Kroos. En el Sporting, un hombre es la clave: Sergio Álvarez. 

Con miedo de que le expongan al ‘mundo’ por lo que ello puede suponer en su continuidad en el Sporting de Gijón, resulta demasiado complicado no aplaudirle cada partido e incluso, si me apuran, en cada acción.

Es ‘el hombre’ por excelencia. El ‘guaje’ líder. El organizador. El que crea, ordena y mantiene. El que una mirada le basta para indicar al compañero dónde y cómo tiene que estar en la jugada posterior.

Sergio Álvarez Díaz, natural de Avilés, 23 años. Él es la prolongación de Abelardo sobre el campo. La voz del técnico en el césped. El inteligente. El que sabe. El que manda. Él no parece, sino que es y está.

En resumidas cuentas, es el jugador que todo entrenador ansía, necesita y sueña en su equipo. Pero que no le miren mucho, que ‘esti guaje’ tiene pasaporte y corazón rojiblancos.

“Un líder es mejor cuando la gente apenas sabe que existe, cuando su trabajo está hecho y su meta cumplida, ellos dirán: lo hicimos nosotros”. Lao Tzu.

Written By
More from Paula Martín

SERGIO, UN GENEROSO TALENTO

Cuando lo fácil es coger la puerta e irse para crecer en...
Read More

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *