Samu Pérez: de Terrasa a Lesbos

Hoy hablamos con Samu Pérez, jugador del Terrasa FC y voluntario de Proactiva Open Arms. Confiesa inspirarse en Puyol a la hora de jugar, pero, sin duda, también extrapola la valentía y el coraje propio del culé también en la vida. Siempre ha escuchado a la voz de su conciencia, pero la foto de Aylan fue el detonante para olvidarse del balón unos días y marcharse a Lesbos a salvar vidas. Él es Samu Pérez: guardián de la zaga del Terrasa, socorrista en playas catalanas y, ante todo, héroe en Lesbos.

Samu Pérez¿Por qué futbolista?

Por receta médica: era un niño hiperactivo y un doctor les dijo a mis padres que hiciese un deporte y el fútbol es donde más adrenalina gastaba y donde estaban todos mis amigos del colegio.

Juegas de lateral derecho, ¿en qué jugador te fijas o te inspiras? ¿Fuiste de los niños que sí tuvieron un ídolo, que soñaban con ser como ‘tal’ futbolista?

Carles Puyol es el que más me inspira. Con él comparto su pasión por defender al máximo y la valentía que tiene.

Además de salvaguardar la zaga del Terrasa en el lateral, también eres socorrista, ¿ambas son vocación?

Soy futbolista y socorrista. Es más vocación con el fútbol ya que no juego por dinero y como socorrista siempre me ha gustado ayudar a la gente y enseñar, de ahí que también entrene a un equipo de fútbol 7 en Castellar del Valles.

La voz de tu conciencia empezó a hablar insistentemente tras la foto del pequeño Aylan, ¿cuánto tardaste en decidir que te marchabas a Lesbos a salvar vidas?

Siempre tengo presente a la voz de mi conciencia… pero la foto de Aylan fue muy dura y en cuanto supe que Óscar Camps (director de Proactiva Open Arms) se marchó a Lesbos, supe que también estaría allí pronto. El 3 de Enero llegué a Lesbos.

Samu Pérez¿Qué sentiste al llegar allí, ver la situación y poder aportar tu granito de arena?

Me encontré con lo que siempre vemos en televisión y a lo que solo le prestamos dos segundos de nuestra atención, pues esas imágenes a cada instante y viviendo con ellos esa situación. La verdad es que reconforta verlos llegar a tierra y las muestras de gratitud de todos cuando nos ven llegar a rescatarlos o cuando les ayudamos a bajar de los botes.

¿Se ha convertido la UE en el enemigo en casa? ¿Qué opinas del acuerdo que ha hecho con Turquía para evitar la llegada de los refugiados?

Quiero creer que no, y que pronto cambien la forma de actuar, todos nos podemos equivocar.

¿El fútbol, ya sea a mayor o menor escala, es uno de los mejores despertadores de conciencia?

Depende. Es un deporte creado para divertirse jugando y dar espectáculo a aquellos que les gusta verlo y es un método para ser disciplinado y un estímulo para proponerse retos y conseguirlos o superarlos, pero todo esto dentro del deporte. Sí que hay clubes y entrenadores que crean filosofías de juego y motivan actitudes dentro del campo que se pueden aplicar al día a día de la vida y en menor medida puede ayudar a despertar la conciencia de cada uno.

¿Te has planteado hacer más adelante algún proyecto de concienciación a través del fútbol?

Está claro que los jugadores de fútbol y el deporte en general mueve masas y son unos referentes para miles de niños que ven a sus ídolos e intentan imitarlos en todo. Si se consigue adaptar esta situación y utilizar el fútbol, o cualquier deporte, como impulso para reeducar a la sociedad, sería muy bueno para el mundo. Y ya hemos conseguido recaudar dinero para la ONG de Proactiva Open Arms, en varios encuentros del Terrassa FC, facilitando huchas y el numero de cuenta para que la gente pudiese donar a través de la pagina de Facebook y así conseguir dinero para ayudar a los refugiados en Lesbos. Si esto lo hiciese cualquier equipo de 1a división, se conseguirían grandes cosas.

¿Qué les dirías a los niños que sueñan con ser futbolistas?

Que trabajen duro tanto en el colegio como en casa y en el deporte… y de esta manera conseguirán lo que se propongan. Que se preparen, porque no será fácil, pero sí será gratificante. Y que no se olviden de disfrutarlo a cada minuto porque hay muchos a los que les encantaría poder jugar, pero están navegando en un bote escapando de bombas que caen en su país sin saber porqué.

¿Y a las personas que prefieren mirar hacia otro lado ante la problemática social?

Les digo que un día estás jugando todos los partidos y al siguiente puedes lesionarte y no poder hacer lo que más te gusta y que es de agradecer tener personas a tu lado que te ayuden a recuperarte para poder volver a estar como antes. A todos nos puede pasar esto… ya sea en el trabajo, salud, amor o deporte. Yo no miraré a otro lado.

Written By
More from Paula Martín

El legado de Manolo Preciado, por: Kiko Medarde

El séptimo “invitado” es analista de fútbol y blogger del deporte rey. Su nombre...
Read More

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *