Llámenme clásica, aunque bienvenidos sean

Creo que, mientras unos tienen el “espíritu de Peter Pan”, yo tengo, y lo tendré ya el resto de mi vida, el de “Los Guajes”. Sí, estoy anclada a la nostalgia que me produce el recordar lo vivido de la mano -más bien de los pies- de esa plantilla que tantos recuerdos bonitos ha fabricado, que tantas hazañas cosechó y que tan VITAL, y nunca mejor dicho, ha sido para la historia del Sporting. Empieza una temporada en la que a mí, personalmente, me costará hacerme a la idea de que un nuevo ciclo, una nueva vida deportiva, ha empezado. Intentaré disfrutar, pero antes quería hacer una aclaración…

Sporting de GijónLlámenme clásica, pero yo sigo sin cambiar a “Los Guajes” por nadie. De hecho, no comprendo la salida de muchos de los protagonistas de estas dos temporadas. Ellos, que son los que han conseguido los hitos más importantes del Sporting las últimas temporadas. Ellos, que decidieron obviar ofertas probablemente mejores por seguir lo que el corazón les dictaba. Ellos, que hicieron posible lo imposible. Ellos, que convirtieron los milagros en algo cotidiano en Gijón. Y, ellos, que ahora parece que son “la última mierda que cagó Pilatos”, parafraseando a la persona más eterna del fútbol, y que deben ser sustituidos en la primera oportunidad. Miren, pero no. Me niego.

Y me niego porque aunque es evidente que el ciclo de “El Sporting de Los Guajes” ha llegado a su fin, que muchos decidieron volar a otros nidos, mientras que otros fueron empujados a ello, y que ya son _ fichajes -y los que quedan, supuestamente-, me niego a que todos aquellos que permanecen en el equipo ahora sean considerados como peores que cualquiera de los que venga. Y con esto no quiero decir que los fichajes no me gusten, porque en líneas generales, -excepto alguno que no entiendo-, creo que son buenas incorporaciones, pero me parece osado, injusto e incluso cruel plantearse siquiera -y sin saber demasiado de los recién llegados- sustituir a los que, para mí, son auténticos “pesos pesados” en este equipo, artífices de la salvación del Sporting no solo en el ámbito deportivo, y sportinguistas de corazón, que, al menos para mí, también importa a la hora de defender unos colores.

Mi intuición me dice que “los nuevos” lo harán bien, que esta temporada será buena para el equipo, pero no pienso cambiar a “los veteranos” del once inicial. Para mí, Pichu es intocable, aunque falle, como todos, no creo que Mariño supere en calidad y experiencia a Cuéllar. En la defensa, con todos mis respetos y por muy bien que entrene, Lillo no debe sustituir a Lora, el capitán de este Sporting y auténtico valedor del lateral derecho; Meré debe ser valorado como el jugadorazo que es desde los despachos hasta la grada y, por supuesto, su puesto de central es indiscutible; creo que debería acompañarle Amorebieta por estatura, aunque Babin creo que también haría un buen papel; Isma López es más que intocable, es impensable borrarle de la banda izquierda, menos aun del lateral. Custodiando el centro del campo, creo que don Sergio Álvarez no soltará la batuta -y espero que nadie se lo planteé- y que su pareja debe rotar entre Cases y Rachid, para que en la mediapunta actúen Moi o Víctor Rodríguez, que son, bajo mi punto de vista, los mejores fichajes. En el ataque, como extremo izquierdo Burgui, que si consigue mantenerse lejos de las lesiones hará mucho bien al Sporting; como delantero centro situaría a Cop –pero sustituido en el minuto 65-70 por Castro, como revulsivo- y, en la banda derecha, Carmona. Sí, Carmona. Quizá muchos no entiendan de mi predilección por el mallorquín, pero, créanme, su aportación es más que considerable y forma parte de mi lista de ‘intocables’.

Con todos ustedes, comienza el espectáculo. Llega, por fin, la nueva temporada. Disfruten de este Sporting sin perder memoria, construyan un bonito futuro basándose en este esperanzador presente, que fue constituido por un glorioso pasado.

Written By
More from Paula Martín

El Ave Fénix aterriza en Mareo

Dicen que el mejor vuelo en la vida es el que ejercitas...
Read More

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *