Jorge Meré: veteranía a los 18 años

Siempre defiendo que la veteranía es un grado que no va asociado a la edad, sino a la actitud y a la madurez. Y esto se puede extrapolar de la vida al fútbol y viceversa. Podría poner mil ejemplos de vida, pero como lo que más nos gusta es el fútbol: esa gran distracción que nos permite desconectar del mundo y conectar con nuestro ‘yo’ más sincero y puro, con el que desprende sentimiento por los cuatro costados… he optado por ejemplificar con Jorge Meré. El pequeño (gran) hombre del Sporting de Gijón.

Jorge MeréLa temporada pasada ya demostró que tenía ese don especial que muy pocos futbolistas poseen: la capacidad de quemar etapas sin quemarse a sí mismo. Para conseguirlo no basta solo con ser hábil en el campo, sino con ser inteligente y humilde fuera de él. Y Meré cumple ambas condiciones. Puede errar, es lógico, está en edad juvenil y juega en Primera División, pero siempre se queda con lo positivo, con lo aprendido y esto se ve reflejado en el siguiente partido que juega. Es algo que puede resultar increíble pero es el ejemplo de que se puede madurar de un partido a otro. Quizá tenga que ver algo con la juventud… pues, supuestamente, en esa etapa uno es una esponja. Pero seguro que también se ve influido por algo que también comentó Paco Jémez en la entrevista: “ese inconformismo de querer aprender cada vez más es fundamental”. Este requisito lo cumple a rajatabla. De pe a pa. Probablemente es el que más lo hace en la plantilla del Sporting. Y, de nuevo, se ve reflejado sobre el terreno de juego.

Quizá contra el Betis en el partido de Copa del Rey no brilló, pero sí estuvo mejor que sus compañeros. Y si hablamos del partido liguero frente a Las Palmas… uno solo puede levantarse y aplaudirle.

Con cara de niño y talento de veterano. Con actitud de veterano y capacidad de aprendizaje de niño. Con la elegancia de un veterano y la ilusión de un niño. Con la valentía de un veterano y el querer saber de un niño. Con la etiqueta de ‘guaje’ y apariencia de veterano. Con el corazón del Sporting y con la cabeza de gran futbolista. Él es Jorge Meré. 

“Mis padres me enseñaron tres cosas fundamentales: que para poder estar orgulloso de ti mismo y ser alguien hace falta trabajar; que es preciso actuar con seriedad; y que debes respetar a los demás para recibir respeto a cambio. Trabajo, seriedad y respeto. “Si haces estas tres cosas, podrás ser alguien en la vida”, me dijeron”. Zinedine Zidane.

Written By
More from Paula Martín

LAS CARICIAS DE EL MOLINÓN

Qué decir de él… Siempre atento, siempre fuerte, siempre clave. Él, que...
Read More

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *