El futuro de Jony no es el ‘Juego de la Oca’

Sevilla, Málaga, Barcelona… si siguen situando a Jony Rodríguez en más equipos, el asturiano no va a saber ni en qué ciudad vive ni qué equipo defiende. Para empezar, me parece una falta de respeto absoluta hablar de todo ello cuando aun es jugador única y exclusivamente del Sporting de Gijón y así lo han remarcado el técnico, él y sus compañeros. Y para continuar: sí, todos estamos de acuerdo en que es vergonzoso que Jony sea jugador ‘libre’ para negociar con otros clubes desde enero porque no se le ha renovado a tiempo. Y no, no es culpa de Nico Rodríguez, que apenas es un ‘recién llegado’, sino de los que llevan años en una especie de ente llamado “directiva” pero cuyas funciones siguen sin saber desempeñar… y ya se ha cumplido más de una década así. Pero ese es otro tema que quizá tratemos otro día. Eso sí, es importante dejar claro que en este despropósito cargado de ineptitud, los menos culpables de ello son el jugador y el director deportivo.

Jony RodríguezDicen que nadie es imprescindible. Y es verdad. Creo que el Sporting podría seguir su camino sin Jony, pero el ataque notaría su ausencia. Y, por supuesto, Jony puede caminar solo, continuar su periplo en el fútbol, lejos de su casa y de El Molinón. Ahora bien, eso no quiere decir que sea bueno para uno ni para otro. El asturiano es un gran jugador, pero aun le queda mucho por aprender, no solo a la hora de jugar, que también -como a todos-, sino a la hora de afrontar la categoría, así como las diferentes disyuntivas y dificultades que a veces provoca este deporte. Y para el Sporting sería una faena total y absoluta perder al mayor generador de peligro y desequilibrio en el rival… también es uno de los jugadores que se deja el alma en cada partido, que asiste a sus compañeros para sumar y de vez en cuando también se deja caer por la senda del gol. Está claro que se hacen mucho bien mutuamente. No creo que sea una relación de conveniencia, pero sí de amor sincero. Una relación tóxica a veces, pues algunos se empeñan en contaminarla, tanto desde dentro como desde fuera. Me explico: es un error no haberle renovado ya, así como lo es llamarle ‘mercenario’ o ‘pesetero’ en caso de que deje Gijón.

Sea como fuere, el Sporting disfrutará a Jony y viceversa hasta junio. Y ojalá ese brillo en los ojos que tanto uno como otro desprenden cuando ‘están juntos’ continúe muchos años… por el bien de uno y otro. Y por el bien del fútbol.

Sin más dilaciones, un pequeño detalle más, por si no había quedado claro:

¡Jony, quédate!

Written By
More from Paula Martín Read More

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *