Carlos Castro: el salto definitivo

Es difícil dudar del sportinguismo de algún jugador de la actual plantilla… pero si hay alguien que siente al Sporting como ningún otro, que su sangre es rojiblanca, que juega más con el corazón que con la cabeza y que verdaderamente su sueño es triunfar en el club gijonés es Carlos Castro. Pese a las dificultades, el de Ujo lo ha demostrado una y otra vez y se ha convertido en el chaleco ‘salvavidas’ o en el atisbo de esperanza sportinguista más de una vez.

Carlos CastroEl pasado miércoles frente al Barça anotó un gol después de una fantástica jugada colectiva, él se quitaba méritos, decía que no sirvió de nada ya que el equipo cayó derrotado… y es cierto, a nivel colectivo no supuso cambios en el resultado final, pero a nivel individual quizá ha influido o influirá más de lo que él mismo cree ahora. Se ha colado entre los goleadores al portero que menos tantos encajó la pasada temporada, el mismo que consiguió el triplete. Se ha convertido en uno de los jugadores que hizo fruncir el ceño a la plantilla del mejor equipo del mundo actual. Pero, ante todo, ese gol ha supuesto la confirmación de que Castro si quiere, puede. Y quiere convertirse en un guaje importante en esta plantilla. Quiere estar junto a Sanabria y Guerrero. Quiere ser el ovacionado por El Templo. Quiere sentirse futbolista de Primera. Y el otro día dio un paso clave para él, quizá no para el equipo, pero sí puede ser el principio de una futura aportación colectiva.

A menudo le comparan con David Villa. Y sí es cierto que tiene ese desparpajo, esa manera de jugar ‘tan Villa’ y esos goles ‘made in Tuilla’, pero creo que esa comparación a estas alturas le hace un flaco favor. Las comparaciones tienden a ser odiosas y suponen una presión extra en el futbolista que es totalmente innecesaria.

Carlos Castro tiene 20 años. Muchas ganas de triunfar. Calidad. Y un buen equipo para hacerlo. Le falta confianza en sí mismo. Y lo anterior provoca que tampoco la tenga Abelardo. Y quizá acostumbrarse a lo que supone ser ‘jugador de Primera’. Eso sí, tiene todo de su parte para que los aspectos negativos se tornen positivos. Creer es el primer paso para poder y poder es el previo para conseguir. Sin prisa pero sin pausa, ‘Carlinos’ Castro ha iniciado el camino para ser un auténtico guaje de Primera.

Written By
More from Paula Martín

Una perfecta coreografía sportinguista

Dicen que no importa cómo empieza, sino cómo acaba. Eso sí, no...
Read More

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *