Cantera frente a cartera, por: Luis Santiago

Luis SantiagoEl cuarto “invitado” es el ex seleccionador gallego sub-18: Luis Santiago. Nos habla de la importancia de valorar el fútbol base, de la diferencia que existe entre jugar en la Liga BBVA o la Liga Adelante… 

Autor: Luis Santiago (@LuisMenotti78) – Ex seleccionador gallego sub-18

 

Siempre ha existido una discusión entre las aficiones, pensando si es mejor tener un equipo competitivo y que luche por grandes logros u otro formado por gente de casa, aunque esté demasiado tiempo “con el agua al cuello”.

En el fútbol profesional, donde el rendimiento se mide por resultados y estos a su vez arrastran directamente la tesorería, pocos guiños románticos caben hacia el departamento financiero del club donde de sobra es sabido la diferencia económica que supone, sobre todo por el poder de la televisión, estar en la Liga BBVA o en la Liga Adelante… porque ojo a la nomenclatura, que también mueve dinero. También es conocido cómo las mismas directivas se balancean hacia una política de cantera o no en función de las necesidades económicas del propio club en uno u otro momento y así conjugan creencias rotundas hacia los chicos de su fútbol base con la negación más absoluta y el ostracismo de los mismos en la temporada siguiente si la cuenta de resultados ya está saneada.

Quizá por la tradición, ser una ciudad mediana y tener una ciudad deportiva para sus chicos que esta cercana a cumplir los cuarenta años, el ejemplo del Sporting de Gijón merezca un renglón aparte. Con la venta de Ignacio Churruca al Athletic en el ya lejano 1978, el club decide hacer una apuesta decidida y firme por el fútbol de los más chicos creando un centro adelantado a su tiempo donde además de formar futbolistas, siempre la idea fue formar personas en toda la extensión de la palabra. Es cierto que después por mala gestión, tuvo que pasar a manos del Ayuntamiento de la ciudad, pero el vínculo sigue ahí. Futbolistas importantes como Eloy, Ablanedo, Juanele, Abelardo, Manjarín o Luis Enrique, entre otros muchos, fueron dejando en su momento “cuartos” suficientes para seguir manteniendo la estructura y la idiosincrasia propia el club y la ciudad.
Después de muchos vaivenes, solamente salvables en los últimos años por el malogrado pero siempre presente Manolo Preciado, uno de estos futbolistas VIP, concretamente el Pitu Abelardo, que está impregnado hasta las trancas de todos esos ideales, ha hecho carrera como entrenador pasando del juvenil al filial y de este al primer equipo en un momento muy complicado para mirar y jugarse all-in hacia los chicos que tan bien conoce. Así hasta DIECIOCHO de los veintiséis componentes habituales de la plantilla, están criados y han mamado toda la cultura y los valores rojiblancos. Además, niños por edad, como Jorge Meré, están asombrando a propios y extraños y otros ya consagrados como Luis Hernández, Sergio, Lora, pero sobre todo Jony, están consiguiendo ilusionar y encandilar a una afición que llena el centenario campo de El Molinón, el más antiguo del fútbol español.

Con muchas limitaciones presupuestarias y deambulando por la parte media-baja de la tabla, el Sporting vuelve a ser un ejemplo de equipo competitivo y de futbolistas que quieren a su camiseta y honran a su escudo con una entrega permanente. Nadie puede saber dónde va a estar en la tabla cuando se enfrente en la última jornada al Villarreal, otro buen ejemplo de cómo hacer las cosas respecto al fútbol de base. Pero sea cual sea ese resultado final hay algo muy valioso que debe de ser recordado: recobrar la identidad perdida, o al menos aparcada durante algún tiempo… no tiene precio.

Muchos no podrán decir lo mismo y otros tantos nunca han sabido lo que es.

Por todo ello: ¡PUXA SPORTING!

Autor: Luis Santiago (@LuisMenotti78) – Ex seleccionador gallego sub-18

Written By
More from Paula Martín

Me ilusionas

Me ilusionas, Sporting. Sí, me ilusiona este equipo. Empezar con victoria en...
Read More

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *