Anselmo López, bendita tu locura

Si cada uno somos de nuestro padre y de nuestra madre respectivamente, está claro que también tenemos un ‘padre’ común y compartido. Él, sin saberlo, adoptó a miles de sportinguistas bajo su corazón rojiblanco, cobijó a numerosas generaciones y creó el sentimiento más fiel que una servidora ha conocido hasta el momento. Él puso la primera piedra y el primer rayo de luz. Y hoy hace 97 años que dejó en otras manos la labor de conservar este equipo, sentimiento y familia. Anselmo López, tu recuerdo sigue aquí.

El ex secretario del Sporting Ignacio Lavilla definió a don Anselmo como un “adelantado a su época”. Y no se equivocó. Anselmo se enamoró perdidamente del fútbol, como después lo hemos hecho nosotros del Sporting. Entregó su vida al balompié y se autodenominó discípulo y predicador de este deporte en la villa gijonesa. Además, encontró en él una manera pedagógica para el crecimiento de los jóvenes. Aquello sí que era la auténtica -y bonita- esencia del fútbol. Probablemente, en aquel momento no imaginó lo que ese sentimiento que él mismo sintió despertar en su interior, años después supondría.

No creo que nada en esta vida sea casualidad… y ‘causalmente’, Anselmo fue portero. La posición más solitaria y más odiada de todas las posibles, incluso por los propios profesionales de dicho deporte. Pero él, emprendedor e incluso kamikaze por decisión y devoción, también se arriesgó en esa decisión. Incluso llegó a ejercer de ‘periodista deportivo’ -un oficio aun en aquellos maravillosos años- para numerosas revistas. Curiosamente, él juntó las letras que dan sentido al sentir, valga la redundancia, de miles de personas: Real Sporting de Gijón.

Quizá vivió demasiado deprisa, avanzó mucho en poco tiempo, y su cuerpo le dio varios altos en el camino. Pero el definitivo llegó con solo 28 años. No llegó a vivir ni siquiera 30 años, pero el legado que dejó ya supera el centenario.

Son muchos los nombres grabados a fuego laureados con bonitos recuerdos en el corazón de los sportinguistas, pero hay uno que sobresale del resto: Anselmo López. Él empezó la historia más bonita de Gijón… escrita en rojiblanco.

Written By
More from Paula Martín

EL SPORTING NO SE DA CONTRA LA PARED

Siempre me ha gustado el gotelé. Soy de las pocas personas que...
Read More

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *