LA PSICOLOGÍA NO ES APTA PARA TODOS LOS PÚBLICOS

Pablo Pérez

El pasado domingo celebré el gol de Carmona y el de Pablo Pérez bastante más que los de Jony y Nano Mesa. Quizá por su necesidad continua de demostrar que ellos se han ganado estar ahí. Pese a que ya lo han hecho en sobradas ocasiones… hay quien no termina de verlo. Supongo que son gustos… O que llevan mucho tiempo por estos lares y alabar la labor del que siempre está se nos resiste.

El fútbol, a menudo, me recuerda a la amistad. Todos tenemos a una persona que en las buenas, en las malas y en las peores nos ofrece su hombro; acepta convertirse en ser nuestro pañuelo de lágrimas y nuestro creador de sonrisas; así como nos ofrece su experiencia para que volquemos en ella nuestro sentir. Y también tenemos a esa otra persona que lleva menos tiempo a nuestro lado, pero el suficiente como para tenerla en cuenta en ciertas ocasiones. Eso sí, nos conoce y comprende menos, pero, sorprendentemente, la escuchamos más. Incluso cuando ella simplemente oye… a diferencia del primero, que siempre escucha. Y no lo valoramos. Al contrario. Nos desahogamos con el primero, soltamos la furia, le echamos la culpa de nuestros males y maldecimos el momento en el que se cruzó en nuestro camino. Hasta que se va… cansado de dar tanto y recibir tan poco. Encuentra a una persona que le escucha, le ve, le reconoce y le aprecia. Mientras que tú te olvidaste de él por alguien que solo estaba de paso y al que nunca importaste en la misma medida. Y esta apreciación no dice nada malo del segundo, simplemente que el sentir y los objetivos no siempre son compartidos. Pero a veces pierdes al que vale por valorar, valga la redundancia, al que se irá en busca de su propia dicha. ¡Como si fuera incompatible ambas personas!

Ayer, si no recuerdo mal, salió un extracto de una entrevista de la Revista Panenka a André Gomes. El portugués reconocía verse superado a nivel psicológico, lo que le afecta a su juego. Todos sabemos las aptitudes que posee el mediocentro, pero su cabeza le frena hasta tal punto que parece la sombra de lo que es. Y estamos hablando de un jugador del Fútbol Club Barcelona, pero es que hay ‘Gomes’ en todos los equipos, en todas las categorías y en todos los países. De hecho, hay quien, superado por la presión y la depresión generada por unas expectativas irreales, se suicidó. Como Robert Enke. Pero todavía hay que escuchar que “va en el sueldo”... como si ganar millones de euros al año te hiciera inmune a la ansiedad, la presión y otros problemas psicológicos. Supongo que quien afirma esto es el mismo que cree que el psicólogo está reservado para los ‘locos’.

Y ahora recuerdo a Pablo Pérez en los micrófonos de la Cadena Cope diciendo: “Le dedico el gol a Quini y a mi familia por el apoyo. Mi madre lloró cuando marqué, mi tío me dijo que hoy marcaba. Es complicado que la gente te pite, es jodido que lo hagan en El Molinón. Va en el sueldo, pero duele. Pido comprensión”. Así como también me viene a la cabeza alguna que otra conversación con Carlos Carmona en la que él buscaba respuestas para preguntas que todos nos hacemos. Ellos son solo dos ejemplos.

De vez en cuando no viene mal recordar que son personas antes que jugadores. Pero supongo que, también, habrá quien me diga que ser persona; sentir presión y miedo; y poder quejarse, o simplemente transmitir cómo se encuentra, está reservado exclusivamente a quien se levanta a las seis de la mañana para picar en la mina.

Miren ustedes, no lo comparto. Y lo dice la hija de un señor que ha trabajado toda la vida al volante por la noche con el cartel de ‘autónomo’ debajo del brazo. Y es precisamente él quien me enseñó todo lo anterior.

Written By
More from Paula Martín

El complicado matrimonio entre el fútbol y el cine, por: Álvaro Ramírez

El quinto “invitado” es un amante del cine y el fútbol, que, conjungando sus...
Read More

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *